La llamada de Dios a dejar su tierra, lleva al candidato a buscar las huellas de Jesús en su pueblo, en el servicio, en donde Él dijo que se le encontraría.

Es una experiencia que la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús ofrece en México a los jóvenes que sienten el llamado a ser jesuita. Consiste en vivir en una comunidad jesuita y trabajar en una obra de la Compañía de Jesús por un año. Este es un tiempo privilegiado para discernir la inquietud vocacional a la Compañía de Jesús.

Los prenovicios comienzan la experiencia con el curso de inducción, en donde se les prepara para vivir su vida insertos en la comunidad y en la misión de los jesuitas. En el mes de enero viven tres talleres: Humus Tierra, de crecimiento personal; el taller de sexualidad y el de Cristología.

En la Pascua, todos los prenovicios hacen sus Ejercicios Espirituales y piden, después de éstos, su ingreso a la Compañía de Jesús. En el mes de junio viven el taller de síntesis y las vacaciones con su familia.


Objetivo:

Que el prenovicio conozca más de cerca a la Compañía y que la Compañía lo conozca más a él, de manera que el discernimiento vocacional con miras a su incorporación al proceso ordinario de la formación como jesuita, tenga mayor sustento y dé por resultado un compromiso mutuo.


Durante esta etapa, el joven candidato:


• Constatará un estilo de vida que, asumiendo nuestra condición de pecadores, trata de hacer visibles las actitudes de Jesús y los valores de las Bienaventuranzas.

• Conocerá cada vez mejor la Compañía y su modo de proceder, desde la vida cotidiana, en la realidad de nuestras comunidades y obras apostólicas.

• Realizará su discernimiento vocacional de entrar a la Compañía.