¿Cómo inicio un proceso vocacional con los jesuitas?

 

1. Tomar contacto con los jesuitas, ya sea con alguno en particular o con el equipo de Vocaciones (Facebook, correo electrónico, llamada telefónica, WhatsApp, carta, etc.)

2. Concretar una entrevista con el equipo de Vocaciones. Alguno de los jesuitas del equipo tendrá una entrevista contigo para definir la posibilidad de iniciar o no un proceso de acompañamiento vocacional. Si inicia el proceso serás un candidato.

3. Un candidato es un joven que formalmente está siendo acompañado en su discernimiento por un jesuita del equipo de Vocaciones o asignado por este. El proceso dura lo que tenga que durar. Se trata de discernir la inquietud vocacional y el ingreso al Prenoviciado. Durante este periodo se invita al candidato a experiencias como el Mochilazo, las Misiones, algunos talleres y encuentros vocacionales. Será en Ejercicios Espirituales de una semana donde se definirá el ingreso al Prenoviciado.

4. El Prenoviciado es para un joven que ha llevado un proceso como candidato, tiene más de 18 años y de preferencia menos de 30. Consiste en vivir y trabajar con jesuitas en una obra o comunidad en México a lo largo de un año. En el proceso, el prenovicio conoce más a la Compañía y ella a él, y sobre todo, discierne su deseo de ser Jesuita, ya frente a un posible ingreso al noviciado.

 

¿Qué son los jesuitas?

Reconocer que uno es pecador, y sin embargo, llamado a ser compañero de Jesús, como lo fue San Ignacio, quien suplicaba insistentemente a la Virgen Santísima que «lo pusiera con su hijo», y vio un día al Padre mismo pedir a Jesús, que llevaba su cruz, aceptara al peregrino en su compañía. (D2. CG XXXII).
El jesuita es un hombre que quiere ir a donde otros no quieren o a donde otros no pueden, busca vivir disponible a la misión de Cristo, en las fronteras no sólo geográficas sino del pensamiento y de la fe.

 

¿Qué hacen los jesuitas?

Desde que surgió la Compañía de Jesús no tuvo un apostolado específico, sino que la intención de los primeros compañeros es que esta orden fuera una «caballería ligera», es decir, que estuviera atenta a las encrucijadas de la historia para responder a las necesidades según tiempos, lugares y personas. Por esto, los jesuitas tienen una gran variedad de apostolados, esforzándose en responder a las exigencias de su tiempo. Encontrarás jesuitas docentes, psicólogos, pastores, economistas, abogados, actores, periodistas, investigadores, obreros, cantantes, científicos, etc., respondiendo al llamado de Dios desde sus capacidades e inquietudes.

 

¿Qué pasa si soy seminarista o estoy en otro instituto religioso?

A los seminaristas les pedimos que primero decidan si quieren responder al llamado de Dios desde la vida diocesana o no; y una vez que deciden esto es como nosotros nos acercamos a ofrecer un acompañamiento vocacional. No damos acompañamiento a jóvenes que están en el seminario para no confundirlos y por respeto a la institución donde se encuentran. Cuando los jóvenes deciden salir del seminario es cuando nos acercamos; entonces les pedimos que vivan un año con su familia, que trabajen y hagan una vida de cualquier joven trabajador y durante este tiempo les damos un acompañamiento vocacional. No aceptamos a jóvenes que hayan estado en alguna orden o congregación religiosa y que hayan hecho votos temporales o perpetuos.

 

¿Debo tener una carrera profesional para ingresar a la orden?

Es requisito tener la preparatoria terminada, aunque una buena parte de los jóvenes que ingresan con nosotros lo hacen después de concluidos los estudios universitarios. Si tienes más de 25 años, sí es deseable que tengas estudios universitarios.

 

¿Estudian en seminarios?

No, los jesuitas no tenemos seminarios. Nuestra formación se realiza en el noviciado y el resto de estudios en universidades o centro internacionales de formación. Vivimos en comunidades y desde éstas vamos a nuestras clases.

 

¿Hay una edad de ingreso?

Sí, es requisito tener más de 18 años, y deseable menos de 30. La posibilidad de admitir a alguien de más de 30 años depende de un proceso muy personal y de la Provincia. Más de 40 años ya no es posible.

 

¿Hay jesuitas casados?

No.

 

¿Hay jesuitas laicos?

Sí, son los hermanos, son hombres que se sienten llamados a incorporarse al cuerpo de la Compañía de Jesús como laicos consagrados con votos. Ellos como todo jesuita viven en comunidad y tienen la misma misión de todo el cuerpo.

 

¿Admiten mujeres?

No, no tenemos una rama femenina, pero sí muchas congregaciones femeninas con las que compartimos misión y espiritualidad.