Los estudios especiales se entienden como la preparación específica de un jesuita por medio de estudios no comunes u obligatorios para todos, al igual que la adquisición de instrumentos apostólicos análogos a las materias de una enseñanza más oficial.

El objetivo de dichos estudios es crecer en preparación para la misión e incorporación en el cuerpo Apostólico. En efecto, el vigor del apostolado de la Compañía y la calidad de su servicio dependen del correcto empleo de las riquezas, del saber y la cultura que se han hecho indispensables en cuanto a mediaciones para el desarrollo de la persona humana y de la sociedad, quienes han sensibilizado nuestra tradición humanista.

En la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús se ha de procurar que la mayoría de los jesuitas realicen estudios especiales, dados los retos para la misión que nos plantea la situación de América Latina y México.

Fuente: Kolvenbach, P. H., Los estudios especiales, en La Formación del Jesuita, 137-138.